lunes, 23 de junio de 2008

He perdido el destinatario

Querido desconocido, llámese X:

Quiero que sepa que le escribo esta carta con la sutil intención de librarme de los pensamientos que me persiguen últimamente, porque se alían con el calor y no me permiten dormir cuando cae la noche. Dicho esto, me remito a los hechos y, sin más dilación, pongo la pluma en el tintero. Le haría el amor con todas y cada una de las palabras que me gustaría poder inventar. Hasta que nos doliese no habernos amado antes con la misma intensidad. Tengo planes serios sobre atarle a mí con los cables de la vieja televisión sin color del salón, ¿la recuerda? ¡Diablos! No puede usted recordar algo que, sencillamente, no ha ocurrido. Ahora no le puedo contar la historia que tenía pensada. ¿Ve? Eso pasa por no estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Bueno, a cambio, le confesaré que nunca recuerdo lo que sueño. Sin embargo, lo hago frecuentemente desde que le conozco. Y siempre se repite la misma historia. Usted y yo, imagine, cada noche en una ciudad diferente. En lo que va de semana hemos visitado Tokio la exótica, nos hemos enamorado de las playas de Sydney y hemos tenido nuestra dosis de sorpresa con las tiendas de comida de Hong Kong. Ayer íbamos paseando por la calle tras habernos retratado con un grupo de japoneses y, acto seguido, me confesó usted que me quería. ¡Tonterías! Porque, no es cierto que me ame, ¿no? Pero, ¿qué digo? No concederé el beneficio de la duda, es ciertamente imposible. Quiero decir, no puede usted amar a alguien que no conoce. Bueno, está bien, no me mire así. Me conoce de sus sueños. Pero, ¡nada más! ¿Acaso eso implica que sepa usted, con total certeza, que yo soy la mujer a la cual quiere descubrir que el mundo puede ser maravilloso con la canción adecuada? No, no me venga ahora con que eso nunca lo sabe uno. Mire que le he dicho veces que no me haga tener debates trascendentales y filosóficos con usted, sencillamente, porque no me apetece perder. A veces le miro, aunque usted crea que no, y le visto mentalmente. Hoy, sin ir más lejos, lleva usted unos guantes y un gorro de lana. Yo le digo, disimulada, “¿No le gustaría ser un pingüino?”. No, no, no me entiende, responde: “¿Para qué”. Pero yo sé que usted lo sabe, que sólo pregunta por oírlo de mi boca, porque cuando yo le digo: “Por vivir en el Polo Sur, tener frío y excusa para ser abrazado” usted sonríe complacido, gritándome en silencio y a los cuatro vientos palabras que se inventa carentes de un significado que no sea metafórico. “No necesita excusa”, susurra. Y se ríe de mi sonrisa porque dice que no sé reírme del todo, que me quedo como un motor apunto de arrancar. Y de repente usted me mira y yo me siento acariciada, me veo en un autobús dirección kilómetro cero, como en una noria que nosepara. Y cuando duerma con usted y me despierte con ojos de novela de ciencia ficción, nuestros pies establecerán contacto a través de conversaciones genéricas sobre la meteorología del lugar. Saben sus sueños que sólo soy suya siempre, soñando que soy lo que nunca he soñado ser. Suele el suelo silbar cuando usted lo pisa y suben los ascensores hasta el séptimo piso del más alto rascacielos. Explosiones, estrellas, silencios y tú que rompes la puta monotonía de días monocromos.

Atentamente,
Ene de Nadie, de Nunca.

16 comentarios:

Tresístole. dijo...

Le haría el amor con todas y cada una de las palabras que me gustaría poder inventar. Hasta que nos doliese no habernos amado antes con la misma intensidad.



:_______)
Voy a llorar.

Eterna dijo...

Y es que las palabras son regalos, que nos dan a nosotros mismos, y es de las palabras de las que nos enamoramos, pues nos dejan ver bien a quién las pronuncia o escribe.

Y llenar de color tu vida

Eterna dijo...

Jajaj, en mi caso teína, que la cafeína me vuelve demasiado loca para darme tranquilidad.
:P

La niña sin sombra dijo...

Dana amaba demasiado el amor pero no quiso reconocerlo, quiso parecer una niña mayor.

L. dijo...

Es magia.(es un don) Incluso la última línea, con esa palabra malsonante y fea, suenas como un dulcísimo, dulcísimo sueño. Y sí, en ocasiones se recuerdas cosas que en realidad no han sucedido. ¿Sabes por qué? (también conoces la respuesta de mi pregunta).

Princess Valium dijo...

Precioso texto de palabras exactas. A veces pienso que aquellos con los que compartimos los sueños, son eso, personas lejanas, desconocidas que, por arte de magia, se convierten en compañeros de viajes y deseos.
Mil besos

Ailuu dijo...

me encanto, es triste... pero hay que seguir.

cuidate.

se feliz

mí misma dijo...

Saben sus sueños que no eres de nadie, nunca. N de Nadie, y de Nunca, por lo menos a la posesión :)

Marie Augustine Raymond .- dijo...

me encanto el blog tanto como el flog,
los texto, hermosos
muy bien pensados...

y me gusot mcuho esto.
"Soy el botón que se cayó de tu camisa mientras te comías un helado de frambuesa en ese parque en el que estuviste durante tantísimas horas ronroneando con el amor de tu vida (al cual, por cierto y como siempre, dejaste escapar).
Ver todo mi perfil"

[ La hija que no espera. ] dijo...

Decime que esa carta la escribiste vos, y te pongo entre mis autores favoritos.

No puedo explicarte... Me dejaste sin palabras... No te conozco, no sé quién sos, ni cómo te llamas, supongo que sos mujer. Me suena así,

Leía la carta, y le dedicaba cada palabra en mi mente a una persona real, con la que soñé tantas veces como dijiste, que apenas conozco, pero sé que es real, que existe, pero como yo lo quiero existe sólo en mis sueños. Y tampoco puedo hacerle recordar algo que nunca pasó. Y también sé que es imposible, y no le doy a nadie el beneficio de la duda.
Tus palabras hicieron la carta perfecta que yo algún día le dedicaría con mi mirada.

Tus palabras se adentraron en mi corazón.

Saludos.

Luz.


(Laberinto Carrousel)

Haakjvork dijo...

Bravo. A mi en particular lo que más me gusto es: "Por vivir en el Polo Sur, tener frío y excusa para ser abrazado" pero es un texto buenísimo!

Muchas gracias por pasarte por fragmentos, nunca hay suficientes sueños!

De acá dijo...

yo si llore...

es una de las pocas veces...

puto sentimentalismo de mierda xD jajaja


saludos...
N :)

Samuel Sayer dijo...

Nostalgia por algo que no se ha tenido.

"Lo que estaba deseando hacer cuando estaba con ella era irme, para estar en mi habitación pensando en ella, mientras ella probablemente no estuviera pensando en mí."

Saludos. :)

condonumbilical dijo...

Está muy bien pero el "puta" del final no mola, no había necesidad, a mi parecer.

...que te voy a echar de menos dijo...

Natalia? eres tu? ayy ojalá sí, yo soy Sam :)
voy a seguirte, si no te importa
**

femalewriter dijo...

Que bonita carta, ojala la persona X lo leiera y supiera que algien siente por el/lla algo tan grande. Por que no creo que nadie pueda resistir eso de que nos quieran tanto.
Besos besos!